Servicios > Aseguramiento de la calidad > Cloud

Testing as a Service (TaaS)

El Cloud es el nuevo paradigma que actúa como acelerador de la transformación TI, aportando movilidad y acceso a recursos compartidos, servicios bajo demanda y elasticidad. En la actualidad, un gran número de organizaciones ya ha movido o tiene previsto mover sus aplicaciones e infraestructuras a la nube.

Sin embargo, las aplicaciones desarrolladas para la nube presentan una serie de características que han de ser consideradas en el diseño de las pruebas de calidad y en la selección de herramientas de prueba:

  • Multi-tenancy. Este concepto está asociado al uso de la misma instancia de la aplicación por múltiples clientes, lo que hace necesario tener en cuenta aspectos relativos al acceso controlado a la información de cada organización.
  • Compliance. Al poderse utilizar la aplicación desde distintos países, es necesario tomar en consideración las reglamentaciones aplicables en términos funcionales, de accesibilidad, etc.
  • Rendimiento. Al margen de la importancia de esta característica de calidad no funcional en todas las aplicaciones Web, hay que tener en cuenta aspectos específicos de arquitectura, así como la conveniencia de utilizar herramientas específicamente diseñadas para trabajar en cloud.
  • Seguridad. Otro aspecto que ha de ser considerado necesariamente, dada la necesidad de salvaguardar la confidencialidad de la información que puede encontrarse almacenada en la nube.

El servicio TaaS de MTP cubre el diseño y la ejecución de pruebas, tanto funcionales como no funcionales, primando estas últimas, especialmente en lo que se refiere a aspectos relativos a la seguridad o al rendimiento de las aplicaciones. Las pruebas pueden estar asociadas a las fases de pruebas de sistemas, integración de sistemas o aceptación.

Los beneficios asociados al servicio de Testing as a Service de MTP son:

  • Asegurar la calidad en el funcionamiento de las aplicaciones SaaS en los entornos productivos con el consecuente ahorro en costes de no calidad.
  • Conocer la respuesta de la aplicación o sistema ante situaciones anómalas o modos de fallo típicos de la tecnología utilizada o asociados a la operativa de negocio.
  • Aumento en los beneficios propios del Outsourcing, permitiendo que la organización se enfoque en su propio negocio.
  • Elasticidad, agilidad y respuesta al cambio. La elasticidad que hace parte de la oferta de los servicios SaaS permite que las capacidades de una organización se puedan escalar o contraer, según las necesidades del negocio.
  • Disponer, tras las pruebas, de un conjunto de pruebas documentado que puede servir como base para ser utilizadas durante el mantenimiento de la aplicación.

Contacte con MTP